Compartir

Contáctanos y recibe asesoría sobre los materiales y herramientas que necesitas para darle mantenimiento a tu piscina o Jacuzzi. En Virgomar encontrarás todo lo que necesitas para realizar esta tarea de manera profesional.

El calor del verano está llegando a su fin. La bajada de temperaturas trae consigo el cierre de las piscinas, pero antes de dar por concluida la época de baño, es importante llevar a cabo una serie de tareas para asegurarnos de que el próximo año nuestra piscina estará en perfectas condiciones. Por este motivo, hoy nos hacemos eco de una serie de interesantes consejos que han publicado en el portal Decoración y Jardines que nos podrán ayudar a un mejor mantenimiento durante todo el invierno. Sigue leyendo y descubre cuáles son estos consejos.

¿Vaciar o no la piscina?

Es una de las cuestiones más planteadas al final del verano. Lo ideal sería no vaciar el agua de la piscina, ya que de esta forma se conseguiría ahorrar mucha cantidad de agua. Si optamos por esta opción, sí que es importante cuidarla durante todo el año, de la misma forma que lo hacemos en verano.

La importancia de limpiar el fondo

Al acabar la época estival, el agua ha ido acumulando partículas y suciedades que hay que eliminar para que se conserve mejor. Lo más recomendable es utilizar un limpiafondos para evitar que queden restos de suciedad que alteren las propiedades del agua.

Hay dos tipos de máquinas para limpiar el fondo: los limpiafondos automáticos y los eléctricos. Los robots eléctricos cuentan con una bomba integrada que se conecta a la corriente para funcionar. Los manuales funcionan con una bomba de piscina y se deben conectar al sistema de circulación de esta.

Analiza el estado del agua

El agua, con el paso de los días, es normal que pueda aparecer suciedad o bacterias. Para evitar esto, es importante analizar el agua de forma periódica, aplicando los tratamientos que sean necesarios para una correcta consevación.

Las condiciones climáticas, como lluvias, heladas, contaminación, o la temperatura condicionan la frecuencia con la que deberías hacer el tratamiento.

Protege con cobertores

Los protectores de invierno son otra de las medidas para la conservación de la piscina y sirven para ahorrar en tratamiento químico. Son también una medida de seguridad para que nadie se caiga dentro de la piscina. Hay que diferenciar los cobertores de verano a los de invierno, ya que los segundos son más resistentes para poder recoger los elementos que se caen.

Conserva el material

No solo es necesario tratar y conservar el agua correctamente, también es importante guardar el material de forma segura y que esté en un lugar protegido para que se conserve de la mejor manera posible.

Debes empezar por limpiar el depósito en el que esté colocada la depuradora. Protégelo para que no le afecten heladas, lluvias o nevadas. Guardar de manera ordenada los productos químicos y los de limpieza: limpiafondos, mangueras… hará que estos se conserven de forma adecuada y no pierdan sus propiedades. Y tampoco te olvides de limpiar y guardar los complementos de la piscina necesarios para disfrutar la próxima temporada: sombrillas, sillas, tumbonas. Deben estar protegidos de las inclemencias meteorológicas.

Pon en marcha la depuradora

La depuradora es parte fundamental en cualquier piscina. Es la encargada de filtrar el agua y eliminar las impurezas que puedan existir en el agua. Antes de usarla, debes asegurarte de que su motor está en buen estado y una vez llena la piscina, es recomendable tratar el filtro con productos de limpieza y desinfección.

Llevando a cabo estas acciones que hemos comentado, os estaréis garantizando poder disfrutar de una piscina en perfecto estado para cuando llegue el próximo verano.

Fuente: Decoracion2.com

WhatsApp chat