Compartir

Contáctanos y pregunta sobre los diferentes tipos de bariz que tenemos en nuestro Departamento de Pinturas.

Si queremos que algo dure en el tiempo, es fundamental poner los medios que estén a nuestro alcance para lograrlo. En el caso de elementos de materiales como el microcemento, la madera, el hormigón impreso o los metales, el uso de un barniz poliuretano puede ser clave para alargar su vida mucho más tiempo y que esté siempre en perfectas condiciones.

El uso de barnices en los hogares no es nada nuevo, ya que se ha venido utilizando desde hace años. De todos es sabido que la función de los barnices es la de proteger y dar un buen acabado sobre la superficie en la que sea aplicada. En la actualidad existen muchos tipos diferentes de barnices, pero en nuestra publicación de hoy nos centraremos en los barnices de poliuretano, para hablar sobre qué son y cómo utilizarlos.

Qué es el barniz poliuretano

Cuando hablamos de barnices de poliuretano, nos estamos refiriendo a recubrimientos que están formados por 2 componentes que se secan por la reacción de un poliol y un endurecedor de isocianato. En el primero de las sustancias comentadas, esta podría ser un una resina de poliéster y sea saturada o acrílica. En el caso del endurecedor se puede utilizar un isocianato alifático o aromático.

Una de las ventajas más importantes que ofrece este tipo de barnices, es la resistencia que dan a las zonas donde son aplicados, soportando muy bien la fricción, la abrasión o las manchas. Gracias a esto, suele ser un barniz muy utilizado tanto en interior como en exterior.

Cómo utilizar este tipo de barnices

En el caso de que estén pensando utilizar un barniz de poliuretano sobre un piso de madera o de microcemento, lo primero que debes conocer es la forma adecuada de utilizarlo.

Una de las cosas más importantes es asegurarse de que la superficie sobre las que se aplicará el barniz, debe estar completamente seca. En el caso de que no sea así, lo más probable es que el resultado final no sea el adecuado, no pudiendo disfrutar de todas sus cualidades técnicas.

Cuando nos aseguremos de que la superficie está completamente seca, podemos hacer uso de algún tipo de rodillo de pelo corto para aplicar el barniz sobre toda la superficie. Aquí es importante asegurarse de no dejar charcos para conseguir un mejor acabado. Una vez que lo hayamos aplicado sobre todos los rincones, deberemos dejar secar de 12 a 24 horas.

Es muy importante respetar el tiempo de secado, porque aunque en su capa superficial parezca que está completamente seco, internamente se sigue produciendo ciertas reacciones claves para disfrutar de todas las características del producto. Pasado ese tiempo de espera, será el momento de aplicar una segunda capa.

Sí que es importante resaltar que la máxima resistencia del barniz no se consigue hasta haber pasado varias semanas desde su aplicación. Esto significa que durante esos días, en especial durante los primeros días, es importante extremar las precauciones sobre la superficie donde se ha aplicado. En esos días hay que tener cuidado de que no se vierta líquido sobre ella y evitar poner elementos pesados.

No dudéis en utilizar un barniz de poliuretano en el caso de que quieras conseguir un mejor y más duradero acabado. Seguro que no te arrepentirás de ello.

WhatsApp chat